fbpx

Y tú… ¿tienes creencias irracionales? - Blog

Y tú… ¿tienes creencias irracionales?

Las personas creen cosas diferentes. Creemos cosas sobre nosotros mismos, el mundo, los demás, el futuro, el pasado, nuestras vidas y muchas otras cosas. Por ejemplo, muchas personas creen que uno no debería cambiar su opinión o que siempre hay que ocuparse de los problemas de los demás. Algunas de estas creencias pueden ser flexibles y ayudar a una persona en su vida, pero otras pueden imponer limitaciones. El padre de la psicoterapia cognitiva, Albert Ellis, llamó a estas creencias irracionales y dijo que pueden ser vistas como la causa principal de gran parte de la angustia y de los problemas.

Veamos qué son las creencias irracionales.

 

Albert Ellis define las creencias e ideas irracionales como aquellas que no son lógicas, que distorsionan la realidad, que limitan la capacidad de la persona de alcanzar sus objetivos, que le hacen experimentar angustia y que conducen a conductas de autosabotaje. Por ejemplo, existe la creencia irracional de que una/o debe gustarle a todo el mundo, lo cual puede determinar las acciones de las personas. Pueden intentar complacer a los demás, tomar sus decisiones según las opiniones de otras personas, o evitar defenderse. Pero esta idea es irracional. ¿Por qué? En primer lugar, es imposible gustarle a todo el mundo. No es un estándar realista, ya que siempre habrá alguien por ahí que no te apreciará sin importar lo que hagas. En segundo lugar, es limitante porque hace que la persona intente alcanzar un objetivo inalcanzable o establezca comparaciones según un estándar imposible. En tercer lugar, provoca angustia. Si la persona con esta creencia se enfrenta al rechazo de otra persona, es probable que se sienta culpable, avergonzada o ansiosa. Por tanto, ésta es una creencia irracional que daña a la persona y lo mejor es intentar deshacerse de ella.

 

Podemos pensar en estas creencias como distorsiones en el mapa que la persona tiene de la realidad. Evitan que la persona vea la situación real y pueden llevarla por el mal camino. Por tanto, corregir estas creencias es una manera de ampliar las opciones de una persona. Sin embargo, la persona que tiene estas creencias puede no ser capaz de reconocerlas por sí sola como irracionales. Después de todo, lo más probable es que hayan sido mantenidas a lo largo de la vida de la persona o incluso sean compartidas por las personas cercanas. Es por eso que, para reconocer y cambiar estas creencias, podemos necesitar un poco de ayuda externa, por ejemplo, en forma de coaching.

Un buen coach puede ayudar a la persona a identificar sus creencias irracionales y a cuestionar las limitaciones que estas creencias le imponen. Puede ayudar a la persona a modificar estas ideas y ofrecer una orientación útil sobre cómo hacerlo. El coach también puede ofrecer su opinión sobre los cambios puestos en práctica por la persona.

 

Si crees que puedes estar experimentando algunas creencias irracionales que te estén dañando, quizás te interese probar el coaching. La mayoría de las personas tiene al menos una creencia limitante, por lo que es muy probable que esto beneficie enormemente tu vida. Considera uno de nuestros programas de coaching profesionales para mejorar tu vida y eliminar cualquier limitación o tendencia al autosabotaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *